Justo ahora (fin)

Justo ahora. Justo cuando comienzo a entenderme con mi casera (o ella ya no se ríe de mí). Justo cuando me he acostumbrado al vaho que sale de mi boca en mi cuarto de baño. Cuando estoy cerca de preferir una feijoada a una fabada. Cuando no me cabreo cada vez que el tren no viene porque hay huelga. Cuando el revisor no me pide el billete porque sabe que tengo bono.
Justo cuando ya se en qué bar ver perder partidos al atleti de incógnito. Cuando hay amigos que me han dicho que ya mismo vienen a verme. Cuando estoy a punto de parir un chiste a costa de la composición de la sala en la que trabajo (una irlandesa, una alemana, una maltesa y yo). Cuando los días van a empezar en breve a ser más largos. Cuando estoy cercano a que me canten cumpleaños feliz en portugués (Parabéns a Você). Cuando ya me he leído poema y medio de Pessoa y voy pillando ritmo.
Justo cuando podría escribir un blog entero de Malta sin haber estado. Cuando de las supuestas mil maneras de preparar el bacalao ya he probado siete. Cuando ya no me da taquicardia el exquisito café que aquí toman. Cuando decido usar el primer comentario de las entradas (ver) en vez de tanto pie de página. Cuando no me enfado porque hay tan pocos manifestantes que siempre parece que la que se manifiesta es la policía. Cuando he dejado de buscar bigotes. Cuando la saudade se está apoderando de mi.
Cuando podría hablar del sol, del sonido y del invierno de Lisboa.


Justo ahora, maldita sea, que me pongo verdadera y extraordinariamente triste en la vocal acentuada al hablar en portugués.
Justo ahora, justo, me vuelvo a España.

21 comentarios:

  1. Mil gracias a todos por pasaros por aquí. Con beso o abrazo mafioso según corresponda. Con palmaditas si además habéis comentado. Escribí esto porque me entretuvo hacerlo en el viaje anterior, pero siempre gusta que te lean. En especial, me repito, cuando te expones de esta manera. Nos vemos en otros sitio. Preferiblemente con una cerveza en medio. O dos y así pasamos de una vez de los "minis".

    ResponderEliminar
  2. Venga! Una rondita de saudade para todos! que no se diga! Me da a mi que, por ahora, es el viaje de trabajo que más has disfrutado. Se me ha hecho largo hasta a mi.

    De entre toda la gente de la foto, se diferencia perfectamente a una chica rubia. No serástaquípuedoleer...

    Volverás. Volveremos.

    ResponderEliminar
  3. "Justo ahora, maldita sea, que me pongo verdadera y extraordinariamente triste en la vocal acentuada al hablar en portugués."
    Sonrisa agridulce como colofón a esta aventura lusa. Voy a volver a usar sombrero sólo por el hecho de poder quitármelo y descubrir mi ensortijada pelambre en señal de admiración y reconocimiento.

    ¿cuál será la siguiente temporada? ¿Mudo en Argamasilla de Calatrava? Dá igual, ya la estoy esperando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muda-nza del vientre (Antigua Persia)

      Eliminar
    2. Llevate una muda limpia (Cualquier hospital dependiendo de la madre)

      Eliminar
    3. Mapa de los soniditos de Mudo (Tokyo)

      Eliminar
  4. Mudanthony and the Johnsons (Canadá)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vuelta al mudo en 80 días (eso)

      Eliminar
    2. Dosmilmudo: Odisea en el espacio (Estación Mir)

      Eliminar
  5. ¿Eso es lo que haces, Kriskros, cuando sales del trabajo a horas remotas de la madrugada y estás tan cansado que no puedes conciliar el sueño?





    Maldición, he pasado varios minutos tratando de buscar algún título... me doy por vencido... finish me!

    ResponderEliminar
  6. Gracias desde Madrid, por lo del sombrero, por la recomendación de Alemania y por los otros 11 comentarios por si abro otra cosa fuera de aquí. Me quedo con mudanza del vientre, pero como eufemismo de diarrea en ciernes. Solo espero que El psiquiatra de Kriskros no ande fino a polvorones. O sí, y abre un blog de una vez para hablar de ello. Y no te digo nada Hombre Malo sobre los tuyos... Ahora me pasaré a ver cómo andan. Con el sombrero a mano.
    Abrazos.

    Mudo.

    ResponderEliminar
  7. Las pompas de jabón que este niño
    se entretiene en soltar de una pajita
    son traslúcidamente toda una filosofía.
    Claras, inútiles y pasajeras como la Naturaleza,
    amigas de los ojos como las cosas,
    son lo que son
    con una precisión redondita y aérea,
    y nadie, ni siguiera el niño que las suelta,
    pretende que sean más de lo que parece ser ...

    justo ahora, llega una ráfaga de viento húmedo
    y hay que sentarse a esperar que atempere
    para volver a introducir la pajita
    en el agua jabonosa de mañana.

    Espero que Pessoa me perdone. Bs, mj

    ResponderEliminar
  8. Sois geniales todos, tu, tus escritos, tus fotos y tus amigos.

    ResponderEliminar
  9. Lo mío es echar de menos. Porque ahora que estás aquí, voy a echar mucho de menos tus entradas. Me ha encantado este blog.

    ResponderEliminar